Fecha: 30 junio, 2021 Por: Victor Noe Comentarios: 0

Imagen tomada de Pexels.com. Fotógrafo: Frank Meriño

Alberto Amoroso, un apicultor de la localidad Adolfo Gonzáles Chaves, al sur de la Provincia de Buenos Aires fue entrevistado por el medio La Voz del Pueblo y destacó las ventajas y oportunidades que 2021 ofrece a los apicultores de la Argentina el mercado de la miel.

Con sus 50 años de experiencia como apicultor y productor ganadero, Amoroso piensa que este es un gran año para la apicultura en Argentina, ya que ha coincidido una buena cosecha con un buen precio a nivel internacional.

Y es que el aumento de la demanda de miel a nivel mundial ha disparado el precio de esta, estimulando a los apicultores argentinos a producir mucho más para obtener ganancias y suplir al mercado internacional.

Recordemos que Argentina produce unas 75.000 toneladas de miel y es el segundo exportador a nivel mundial, por lo que un aumento en el precio beneficia directamente a los más de 100.000 trabajadores de este rubro.

Miel argentina de calidad

Amoroso sostuvo que la miel argentina supera en calidad a la proveniente de China, el principal exportador mundial de este producto; mientras que la miel austral aprueba los estándares de calidad de Estados Unidos y la Unión Europea, no pasa lo mismo con China, que suele rebajar la miel con siropes de arroz o de remolacha azucarera.

Las nuevas normas de etiquetado en los países del hemisferio norte han revalorizado las mieles de Argentina, al prohibir comercializar mieles adulteradas chinas a los importadores de Europa y Norte América.

Cambio climático y pesticidas

Otro punto que al que Amoroso atribuye el aumento de los precios de la miel es el cambio climático, que ha afectado más al sector apícola en otros países que en Argentina.

Sin embargo, atribuye la disminución general de la producción a los monocultivos y al uso de agroquímicos y pesticidas. Sostuvo que hace cuarenta años cosechaba setenta kilos de miel por colmena, y ahora cosecha apenas 30 kilos. Para Amoroso, esto “se debe a que hay mucho menos floración, por un lado, por la siembra de la soja, dado que el glifosato no ha dejado nada”

Costos, precio y consumo local

Amoroso señaló que en cuanto a costos de producción, lo más caro son los tambores exigidos por el SENASA, que son fabricados por un monopolio que impide acceder a mejores precios, luego habla del combustible; como en la pampa argentina las distancias hasta los centros de distribución son largas, el dinero que no se suele gastar en mano de obra se emplea en nafta.

 Según este productor apícola, los distribuidores y exportadores compran la miel a 310 pesos más IVA y que estas ofertas se realizan de manera semanal o quincenal. En cuanto al consumo doméstico, Amoroso piensa que muchos argentinos han cambiado el azúcar por la miel, pero que los precios actuales pueden reducir las compras en el mercado interno.

Fuente: La Voz del Pueblo (lavozdelpueblo.com.ar).