Fecha: 16 octubre, 2020 Por: Claudia Carrillo Comentarios: 0

Este año ha sido particularmente oscuro para muchos apicultores, en especial para los de la provincia de León en España. En donde torrenciales impredecibles producidos por el cambio climático y especies invasoras han provocado un gran descenso en la producción de miel.

Los 1.900 profesionales que se dedican a la producción de miel en la provincia de León, con 40.200 colmenas a su cargo, se enfrentan al cuarto año consecutivo de pérdidas, “algo difícil de soportar”, según comenta el presidente de la Asociación de Apicultores de León, Javier Morán.

El año anterior fue mucho peor

Por lo general, los apicultores de esta región logran recolectar hasta 20 kilos de miel por cada colmena. En esta ocasión, los apicultores apenas han podido recoger 12. Pero aunque los números son desalentadores, podrían ser mucho peor: el año pasado no pudieron superar los 8 kilos por colmena.Todo lo que sea por debajo de los 20 kilos es no cubrir gastos”, recuerda Morán, quien afirma que muchos apicultores están considerando tirar la toalla.

Estos descensos en la producción recaen en los sospechosos habituales, pero la que más causa preocupación entre los profesionales del sector es el cambio climático:

Las fuertes tormentas que hemos sufrido en verano y los cambios bruscos de temperatura han perjudicado la floración, en el caso de León se ha notado especialmente en los castaños, lo que ha provocado una alta mortandad,” explica Morán, quien pertenece a una asociación que aglutina al 90% de los apicultores de esta provincia de España.

También mencionan como un gran problema es la alta proliferación del ácaro varroa. “Hasta ahora hemos tenido controlado a este parásito, pero está mostrando una resistencia a los productos que estamos utilizando para combatirlo, y que son los que ahora mismo están autorizados,” explica Morán.

Finalmente, está el problema con las especies invasoras que causan daños irreparables en las colonias, a las que pueden diezmar por completo. Entre las que más preocupan a los apicultores están el abejaruco y Vespa velutina. Morán explica: “Llevamos tres años insistiendo a la Junta de Castilla y León, concretamente a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, que es quien tiene las competencias en esto, en la necesidad de invertir más recursos en la investigación y prevención de las especies invasoras, y así poder frenar su avance en Castilla y León.”

La burocracia también afecta al sector

El presidente de los apicultores leoneses, denunció el retraso de más de cuatro años de la aprobación de un protocolo de actuación contra las especies invasoras, sin el cual los apicultores de Castilla y León no pueden acceder a las ayudas puestas en marcha por el Ministerio de Agricultura y Ganadería en el Plan Nacional de Apicultura para llevar a cabo proyectos de investigación y defensa de las colmenas.

Todas las ayudas se las están llevando otras comunidades como Extremadura porque aquí no han sido capaces de publicar un protocolo, que está prácticamente redactado, en el Boletín Oficial de Castilla y León que es lo único que tenía que hacer,” lamenta Morán

España es el país que lleva la batuta en número de colmenas dentro de la Unión Europa, pero las cosechas han sido escasas desde el año 2015. Con una caída del 5,2 por ciento, los años 2017 y 2018 “no estuvieron dentro de las expectativas,” de acuerdo al Ministerio de Agricultura de esa nación.

El problema con la miel china

Los apicultores han hecho sonar las alarmas por la importación masiva de miel desde China, la cual aseguran esta “adulterada” al estar, por ejemplo, mezclada con jarabes.

Actualmente no hay legislación que exija a que los productores especifiquen el origen de la miel, mientras está incluya alguna porción (aunque esta sea ínfima) de miel local.

En España, los apicultores han protestado en contra de dudosa calidad de la miel proveniente de China y exigiéndole a las autoridades que impongan nuevos requisitos para el etiquetado para que especifique los porcentajes de miel por país de origen.

Como parte de estas acciones encontramos la nota de prensa publicada por la Unión de Uniones de Ganaderos y Agricultores el pasado 28 de septiembre una nota de prensa en la que lamentan la situación que atraviesa el sector, por esta pérdida de producción, al tiempo que toman posición contra la miel importada desde China.

Entre la bajada de producción y una importación masiva de miel (en muchos casos fraudulenta) a un coste con el que el productor europeo no puede competir, que crece año tras año, la situación del sector pinta cada vez peor,” aseguran desde Unión de Uniones.

Nuestras abejas, junto con el resto de polinizadores, ejercen una actividad inestimable por el medio ambiente, la biodiversidad y la producción de alimentos que desaparecerían si no se consume miel española por lo que pedimos a las administraciones un apoyo firme al sector apícola nacional,” añaden desde la organización.

Fuente: Diario de León