Fecha: 12 febrero, 2021 Por: Victor Noe Comentarios: 0

Hay un proyecto que ha mejorado la vida de muchas familias en el centro del departamento Santander, Colombia. Se trata de Honey Bee Initiative, propuesto por el colombiano – estadounidense Germán Perilla, profesor de Beekeeping Education en la George Mason University.

Además de la GMU, esta iniciativa ha recibido el apoyo del banco BBVA Colombia y de la Universidad Industrial de Santander. El fin principal es convertir a los municipios de Aratoca, Barichara, Confines, Hato, Oiba, Palmas del Socorro, San Gil, Simacota y Socorro en zonas apícolas para hacer más sostenible el agro y mejorar la vida de cientos de familias.

La Honey Bee Initiative también busca contrarrestar los efectos nocivos del exceso de herbicidas en los cultivos de la región, que han debilitado el radio de acción de las polinizadoras de más del 70 % de nuestros alimentos: las abejas.

En una zona con pocas oportunidades laborales, las mujeres involucradas en el proyecto han visto esta oportunidad de empoderamiento con buenos ojos, y han turnado sus actividades cotidianas con el estudio de la apicultura y su la puesta en práctica.

¡Y empiezan a ver buenos resultados!

Las abejas: un símbolo para el feminismo, el ecologismo y el empoderamiento

Desde que hace miles de años la humanidad se ha identificado con animales: el oso, el león, el lobo y otros depredadores han sido nuestros tótems. Una apicultura que crear trabajo y le genera capital a las mujeres enfrenta al patriarcado: las apicultoras de la Honey Bee Initiative colaboran con las abejas, cuyos especímenes hembras juegan un rol fundamental en la colmena.

El surgimiento de granjas apícolas en esta zona de los Andes colombianos fortalecerá al ecosistema local, ya que la inocua melipona polinizará las flores de su nueva comarca, llevará (probablemente sin saberlo) semillas de una parte a otra, creando un círculo virtuoso para la flora y la fauna.

De este modo ganan las abejas, ganan las mujeres del campo (en un país que ha vivido un grave proceso de desplazamientos forzosos y abandono del agro) y gana la naturaleza. En fin: ganamos todos.

Mucho por hacer, pero las ganas no faltan

Gracias a los apiarios, el campo puede ser sostenible para las campesinas y sus familias en Santander. La iniciativa de Germán Perilla se ha enfrentado a muchos retos, pero ya comienza a generar resultados.

En la actualidad Home Bee Initiative produce alrededor de 8 toneladas métricas de miel al año, un resultado bastante prometedor para los 160 santandereanos que están involucrados en el proyecto. Se espera que en los próximos años se produzca el doble.

Y la miel es sólo una parte: las actividades apícolas también generan otros productos como la apitoxina, el propoleo y la cera de abeja, por mencionar algunos de los que pueden ser comercializados.

La universidad y el campo juntan esfuerzos

La sede de la Universidad Industrial de Santander en Socorro está involucrada en el proyecto, y desde el pregrado de Producción Agropecuaria están surgiendo grupos de investigación dedicados a la apicultura. Así sostuvo Gonzalo Patiño, quien tiene el cargo de vicerrector en esta universidad.

Cenni Cortés, que estudia dicha carrera en la UIS, insistió en como las mujeres (que representan alrededor del 80% de los involucrados en el proyecto) lideran en los apiarios, y aprenden de liderazgo con las abejas.

La apicultura: un seguro para el futuro

El éxito de este proyecto demuestra que se pueden crear iniciativas apícolas para mejorar la calidad de vida del campo y asegurar que sus tierras se mantendrán fértiles y sus flores polinizadas en el futuro que vendrá.