Fecha: 12 enero, 2021 Por: Claudia Carrillo Comentarios: 0

La apicultura ha demostrado ser de vital importancia para reconstruir e impulsar la actividad económica alrededor del mundo. Las abejas no solamente benefician al medioambiente donde viven sino que también tienen la capacidad de ayudar en temas como el desempleo y la recuperación económica.

El ejemplo más reciente viene de la provincia de La Pampa en Argentina. Esta región se ha posicionado en poco tiempo en los primeros lugares en producción de miel junto a otras provincias como Buenos Aires –donde se acopia miel del resto del país-, Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba.

De acuerdo a datos oficiales obtenidos durante los últimos meses del 2020, la provincia se posiciona en los primeros lugares de participación en el mercado de exportación nacional e internacional de miel con el 11%, una producción que en esta temporada alcanzó a las 6.713 toneladas y ventas al exterior que superaron los 3,3 millones de dólares.

Los destinos de la miel pampeana son lugares tan diversos como Japón, Reino Unido, Francia, Estados Unidos, Bélgica, Alemania e Irlanda.

La directora de Desarrollo Agroalimentario provincial, Belén Paesani, expreso que, «Fue complejo acompañar a los productores este año, aunque a pesar de la pandemia de Covid-19 la actividad apícola estaba eximida de cumplir con la cuarentena. De todos modos, ayudamos con el protocolo de las buenas practicas, las idas al campo, requisitos y permisos para circular, gestionamos ingreso a la provincia de apicultores que no son pampeanos y continuamos con la asistencia técnica y la capacitación».

«A nivel provincial, es una actividad que siempre está presente y dinamiza la economía regional, ya que el entramado productivo apícola se moviliza durante el año sobre todo desde los meses de primavera y hasta el otoño, tanto a los apicultores como sus familias, generando empleo en diversos emprendimientos», señaló la funcionaria.

El Plan de Activación Apícola provincial

Los objetivos generales de este plan impulsado por el gobierno de La Pampa, consisten en posicionar al sector apícola pampeano como referente nacional e internacional en producción y comercialización de miel, como así también de otros productos de la colmena.

Para lograrlo, se trabaja en el acompañamiento a los productores con financiamiento, capacitación y jornadas de actualización para el sector.

De esta forma, a la producción anual de 4.500 toneladas de miel comercializada, se suman las cinco salas de fraccionado, las capacitaciones de formación apícola y talleres de interés para los productores que siempre cuentan con muy buena concurrencia y están destinados a la formación de jóvenes interesados en la actividad, como una pronta salida laboral y para la capacitación continua del personal de salas de extracción.

La Pampa también tiene una cabaña apícola que trabaja en la genética de abejas reinas, así como un Laboratorio de Calidad de Alimentos Pampeanos (labCAP) que brinda servicios para el sector, al tiempo que hay un acompañamiento a productores apícolas en el proceso de certificación de apiarios para la producción de miel orgánica.

Mientras tanto la cooperativa Apícola Patagonia ya está inscrita como exportador y está trabajando dentro de un modelo cooperativo para exportar de forma directa la miel de los productores asociados, sin intermediarios.

En esta dinámica para promover y difundir la calidad integral de la miel pampeana, el Ministerio de la Producción provincial, el INTA; INTI; CoSeDo y la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de La Pampa organizaron el Primer Concurso de Mieles de La Pampa 2020-2021, destinado a productores apícolas de la provincia que estén inscritos en el Registro Nacional de Productores Apícolas (Renapa), con mieles producidas y cosechadas en esta temporada.

Fuente: Diario Jornada