Fecha: 8 enero, 2021 Por: Claudia Carrillo Comentarios: 0

Recientemente, la miel orgánica ha está ganando terreno en el mercado mundial. Solo basta con ver como muchas marcas de miel están ofreciendo los beneficios de la miel orgánica en sus productos.

Por eso no resulta extraño ver como la provincia de Chaco en Argentina se encuentra, hoy en día,  a la cabeza de producción de miel orgánica. Esto gracias a que alberga a la mayor cantidad de productores de miel orgánica del país. Cuenta con 1.100 productores aproximadamente, de los cuales 785 están inscriptos en el Registro Nacional de Productores Apícolas (Renapa).

En la provincia se producen entre 1.500 a 2.300 toneladas de miel anuales, dependiendo de los rindes por colmena, que pueden ir de 15 a 20 kilos a 25 a 30 kilos por unidad.

Son 3.050 tambores para exportación

La provincia posee, además, un total de 77 mil colmenas -distribuidas en distintos puntos del territorio- mientras que la producción anual alcanza los 3.050 tambores solamente para exportación a lo que hay que sumar el abastecimiento para mercado interno.

En paralelo, el Ministerio de Producción cuenta con una red de 17 técnicos que trabaja diariamente en terreno, en contacto permanente y directo con los productores.

La importancia de la certificación orgánica

La miel que afirma ser orgánica tiene que ser probada y certificada para garantizar que no contiene ningún residuo de pesticidas o de contaminantes ambientales.

Dicho proceso de certificación orgánica de miel lleva más de tres años y es el resultado de una marcada estrategia impulsada desde el Gobierno provincial destinada a mejorar las condiciones generales del sector.

Toma muchos recursos proteger a la miel contra la contaminación, ya sea por el viento o por los largos viajes que pueden hacer las abejas para obtener polen que no sea orgánico. Muchos apicultores encuentran inviable mantener los exigentes lineamientos especificados por el gobierno.

Para poder cumplir con dichos lineamientos, El Chaco posee 17 salas habilitadas de extracción, tres fraccionadoras, dos plantas de homogeneizado y otra de cera, logros que fueron concretándose a través de distintos programas de financiamiento internacional, nacional y provincial, totalmente dedicados a la actividad de producción de miel orgánica.

9 marcas privadas

La provincia cuenta hoy con un total de nueve marcas privadas de productores y otras tres marcas asociativas.

En lo que hace a certificación orgánica, la estrategia se centra en el Departamento General Güemes y en la zona este del Departamento General San Martín, decisión que posicionó al Chaco como la primera provincia en cantidad de operadores certificados dentro de la cadena apícola y a ocupar el primer lugar a nivel país como productora de miel orgánica certificada.

A diferencia de otros esquemas de certificación, el que aplica el Chaco permite a todos los productores ser propietarios de su certificado y de esta manera comercializar con quienes ellos deseen.

El Ministerio acompaña en todo lo que respecta a la cuestión técnica en convenio con otras organizaciones y ONGs que también trabajaron para llevar adelante este proceso.

La provincia también ocupa el primer puesto en cuanto a número de productores registrados y en cantidad de miel producida, aun tratándose de un distrito extra-pampeano, región históricamente vinculada al desarrollo apícola.

Quiénes son los actores de la miel en el Chaco

En la actual estrategia participan actores privados, entre ellos la empresa Mieles del Chaco-Grúas San Blas con su planta de homogeneizado y fraccionado que se encuentra en el parque industrial de Presidencia Roque Sáenz Peña; la certificadora OIA (Organización Internacional Agropecuaria); y organismos estatales técnicos y de investigación (SENASA, INTA e INTI).

Fuente: Diario Norte