Fecha: 10 febrero, 2021 Por: Victor Noe Comentarios: 0

Además de ser una ciudad turística, San Carlos de Bariloche destaca por sus productos apícolas. Y puede incrementar su producción en los próximos años gracias a una sala de extracción comunitaria.

El mes de diciembre trajo buenas noticias para los pequeños apicultores de Bariloche: la Secretaría de Producción, Innovación y Empleo, en conjunto con el SENASA, el MAGyP, y el INTA comenzaron la construcción de una Sala de Extracción Móvil, que estará ubicada en el Mercado Comunitario de Bariloche.

Los productores de la zona, que antes no podían competir con las grandes granjas apícolas, llevarán los cuadros móviles de sus granjas a esta sala de extracción, donde podrán terminar de procesar y purificar la miel y otros productos para la venta en el mercado local, nacional e internacional.

Miel de calidad, desde Bariloche para el mundo

La flora autóctona de los Andes argentinos produce polen de alto valor, que las abejas transforman en mieles más claras y muy bien apreciadas en los mercados internacionales, por consumidores más exigentes.

Es por esto que una sala de extracción móvil puede ayudar a los apicultores del oeste de la provincia de Rio Negro a vender sus productos en el mercado. Argentina se encuentra entre los primeros puestos en exportación de miel en el mundo, y una producción apícola de Bariloche puede tener mucho éxito en el mercado internacional.

La miel producida a partir de la polinización del radal tiene mucho potencial y puede aportar mucho a la economía de este lado de los Andes patagónicos. Otras flores como la lenga y el coihue también son endémicas y pueden ser cultivadas para explotaciones apícolas.

Diego Gordon, que ostenta el cargo de Subsecretario de Agricultura insistió en que se busca brindar a los productores unas mejores condiciones para poder procesar y comercializar sus productos, pues se espera convertir a los Andes Patagónicos en una zona apícola, como ya lo es el Chaco.

Apicultores locales a la expectativa

La instalación costará 3.200.000 pesos a la provincia de Rio Negro y genera expectativas a los barilochenses, pues servirá para apoyar más emprendimientos de este tipo en la región.

La construcción de esta sala de extracción es el resultado de un proyecto sostenible de apicultura para la región, iniciado en 2016, que capacitó a muchos productores con o sin conocimientos previos en apicultura.

María Eugenia Ordoñez, de la municipalidad de San Carlos de Bariloche, sostuvo que el Programa de Agricultura Urbana y Periurbana supervisará el proyecto, que consistirá en la instalación de un tráiler con extractores radiales para un máximo de 48 cuadros móviles al mismo tiempo, una desoperculadora, dos bateas, un carro lavador y una mesa acarreadora.

Del mismo modo, se acompañará y enseñará a los productores a hacer un uso correcto de este nuevo espacio y sus implementos, para que adquieran experiencia en el procesado de productos melíferos y que sus emprendimientos prosperen en corto y mediano plazo.

El éxito de la apicultura en Bariloche también ayudará al medio ambiente, salvando a la flora y fauna de la zona, para evitar la maldición de ese antiguo proverbio que dice: donde mueren las abejas, nace un desierto.