Fecha: 12 octubre, 2021 Por: Victor Noe Comentarios: 0

Las abejas están muriendo en el Alto Valle, en la Patagonia Norte de Argentina. Así se puede ver en varias imágenes y videos compartidos en redes sociales, donde los apicultores muestran, entre tristeza y decepción, el colchón de abejas muertas en el suelo de donde se encuentran las colmenas.

Según apicultores de la zona la principal causa del aumento exponencial en la muerte de abejas en Río Negro son las fumigaciones realizadas en las plantaciones de árboles frutales. Las abejas se impregnan de pesticidas cuando pasan por dichas curas y al volver a la colmena envenenan a las demás abejas del panal.

Un grave problema para la apicultura itinerante

El Alto Valle del Río Negro es una región de Argentina con una intensa actividad agrícola: cuenta con grandes plantaciones de manzanos, perales, ciruelos y vides. Es por eso que la región es muy importante para la apicultura itinerante, ya que durante los meses de septiembre y octubre la primavera hace florecer a los árboles frutales y dichas flores son aprovechadas por abejas traídas desde otras provincias.

Walter Ford es un apicultor de General Roca, una localidad del Alto Valle. Entrevistado por Florencia Bark para el diario de Río Negro, señaló que en unos días perdió más de 300 colmenas. Para hacerse una idea de las pérdidas que generan los agroquímicos, la producción de miel de cada una de estas colmenas se cotiza en 15.000 pesos argentinos, el equivalente a unos 80 dólares.

Otro apicultor que lleva colmenas desde las chacras de la provincia de Buenos Aires hasta el Alto Valle comentó para el diario de Río Negro que nadie se hace responsable por la muerte de las más de 200 colmenas que ha perdido en Río Negro.

Denuncias que no llegan a las autoridades

El SENASA lanzó una aplicación llamada Alertas SENASA para que agricultores y apicultores denuncien la aparición de plagas o la mortandad de abejas. Sin embargo, cuando Ford quiso denunciar la muerte de abejas en su granja apícola, se enfrentó con el hecho de que la denuncia nunca llegó a las autoridades: desde el SENASA confirmaron que no hubo denuncias formales sobre la muerte de abejas en General Roca.

Desde el SENASA Patagonia Norte, las autoridades le indicaron al Diario de Río Negro que las denuncias se pueden realizar desde la ya mencionada aplicación, a través de correo electrónico o en las oficinas de SENASA en las provincias de Río Negro y Neuquén. Invitaron a los apicultores a hacer las denuncias, cambios de titularidad y reportes de enfermedad de sus colmenas. Para la SENASA las denuncias son necesarias, pues son un primer paso para investigar fehacientemente la causa de la muerte de las abejas.

Por otro lado, Salvador Sangregorio, del Programa Nacional Apícola del INTA (Proapi) en Patagonia Norte, indicó que es necesario que haya una buena sincronización entre los agricultores y apicultores del Alto Valle del Río Negro. De este modo, se pueden poner a salvo a las abejas justo antes de que se apliquen curas en las plantaciones de árboles frutales de la región y de este modo evitar que mueran las abejas.

FUENTE: El Diario de Río Negro.