Fecha: 9 diciembre, 2020 Por: Claudia Carrillo Comentarios: 0

Como ya muchos saben, la apicultura está lejos de ser una actividad libre de problemas. Pero a todos los problemas que puede traer el cuidado y crianza de abejas, los apicultores españoles también deben lidiar con un conflicto legal que incluso les impide que puedan realizar su actividad libremente.

En esta problemática, una serie de maniobras legales han ido cerrando los espacios en la región de Valencia a los dueños y cuidadores de colmenas. El último zarpazo contra la apicultura ha venido de la mano de una reciente modificación a la Ley de Ganadería.

En esta legislación, se sanciona con cantidades de exorbitantes a los apicultores que hacen su vida en la Comunitat Valenciana, en caso de incumplir lo estipulado en el Acuerdo del Consell, también conocido como la “pinyolà:” una ley diseñada para limitar la polinización cruzada de los cítricos.

Pero ahora, una organización llamada la Unió de Llauradors i Ramaders, se ha advocado a defender la práctica de la apicultura presentando una serie de enmiendas que buscan evitar que se siga afectando negativamente a los apicultores de la región.

Como se ha mencionado anteriormente, buscan eliminar la imposición de sanciones graves por incumplir el Acuerdo de la Pinyolà. Ya que, a su consideración, lo que habría que hacer es facilitar la convivencia entre el sector apícola y citrícola pues la normativa actual es totalmente injusta e injustificada.

El sector apícola ha pasado de producir miel de azahar sin problemas hasta principios de los años 90, percibir una compensación por la prohibición de establecer asentamientos en zonas citrícolas, posteriormente dejar de percibir esta ayuda desde 2009 a cambio de ir ampliando las zonas permitidas para autorizar asentamientos y ahora se pretende, con la modificación de la Ley de Ganadería, incluso sancionarlos con cantidades elevadas.

Por otra parte, el Acuerdo está poco a poco permitiendo la implantación de más asentamientos apícolas y reduciendo la conflictividad entre ambos sectores. Además, el sector citrícola está avanzando hacia una auto-reconversión hacia variedades que no provocan polinización cruzada (triploides) que permitirán paulatinamente el incremento de asentamientos y, por su parte, el sector apícola está cumpliendo de forma generalizada el Acuerdo ya que el nivel de denuncias por parte de la administración es muy bajo.

La organización ha celebrado y celebrará reuniones con los Grupos Parlamentarios de les Corts para trasladarles todas las propuestas de enmiendas al “Anteproyecto de Ley de medidas fiscales, de gestión administrativa y financiera, y de organización de la Generalitat para el ejercicio 2021”, conocida como “Ley de Acompañamiento.”

Fuente: EFEAGRO; vía Valencia Fruits