Fecha: 14 agosto, 2020 Por: Claudia Carrillo Comentarios: 0

Ya entramos en la segunda mitad del año y es bien sabido que estos meses marcan el inicio de la temporada apícola en el cono sur del hemisferio. El cambio de temporada implica que los productores inicien en proceso de traslado de sus colmenas para que cumplan con el servicio de polinización.

Como todos sabemos, las abejas son responsables de la polinización de casi todos los alimentos consumidos por el ser humano. Por lo tanto, sin polinización el equilibrio de cualquier ecosistema correría un grave peligro. Sin mencionar que la calidad de los cultivos se vería profundamente afectada, inclusive existe el riesgo de perder toda una cosecha.

El hecho de que Argentina sea un país cuya economía depende en gran parte de la exportación de cereales y otros cultivos, hace inviable que la actividad apícola se detenga dadas las consecuencias negativas que acabamos de explicar.

Es por ello, que el pasado 20 de julio el Ministerio de la Producción de la Provincia de la Pampa autorizó un protocolo planteado por la Cámara de Apicultores Pampero (CAP) para facilitar la movilidad de los productores apícolas dentro de la provincia para trasladar sus colmenas. La CAP entregó una lista de sus productores afiliados, quienes podrán ingresar siguiendo las normas que se establecieron en conjunto para este protocolo.

Otro éxito para los apicultores Argentinos

El protocolo contiene una normativa que apunta regular la movilidad de los apicultores dentro de la provincia y hace énfasis en las medidas de prevención necesaria para evitar la propagación del COVID-19. El mismo se puso a disposición de todas las instituciones involucradas y también de las organizaciones apícolas argentinas.

Este protocolo es otro ejemplo de la importancia de la coordinación entre las instituciones gubernamentales y los apicultores, para garantizar el suministro de miel y sus productos derivados durante los tiempos extraordinarios que vivimos a causa de la pandemia por coronavirus.

Fueron parte de esta gestión el Gobernador de la Provincia de La Pampa, Sergio Ziliotto, el Ministro de la Producción, Ricardo Moralejo, y el Subsecretario de Agricultura del Ministerio de la Producción de La Pampa, Alexis Benini, con quien se desarrolló el protocolo. Por su parte, en la Provincia de Buenos Aires, el Jefe de Gabinete, Carlos Bianco, el Ministro de Desarrollo Agrario, Javier Rodríguez, el Jefe de Gabinete del Ministerio, Jonatan Sánchez, la Subsecretaria de Agricultura, Ganadería y Pesca, Carla Seain, y el Coordinador Plan de Desarrollo del Sudoeste, Martín Tomaselli Pizá. A su vez, la Senadora Provincial Ayelén Durán y el Diputado Provincial Gabriel Godoy acompañaron las gestiones.

A su vez, con Alfredo, autoridades y técnicos de la Cooperativa nos reunimos con el intendente de Coronel Suárez, Ricardo Moccero, para exponerle la situación. El Municipio va a gestionar una segunda lista con los productores apícolas que no se encuentran organizados en la CAP para que puedan ingresar a La Pampa con el protocolo desarrollado por la CAP”, comenta Diego Schwindt, vicepresidente de la Cámara de Apicultores Pampero, local del distrito.

Paralelamente, se está coordinando con las organizaciones apícolas de otras provincias para coordinar esfuerzos que, al igual que en La Pampa, garanticen la movilidad de los productores durante la temporada apícola en curso.

La continuidad de la actividad apícola está garantizada

La polinización de los cultivos y por ende, una buena cosecha, dependen de que los apicultores y apicultoras sigan colaborando estrechamente con el gobierno en el diseño de meticulosos planes para el manejo de las colmenas. Todo esto sin descuidar las medidas sanitarias necesarias para detener la propagación del coronavirus, claro está.

La cadena agropecuaria depende del sector apícola, descuidarlo traería consigo un gran impacto económico y ambiental para la economía de las provincias. No existe una fórmula mágica para enfrentar este problema, solo trabajo duro, dedicación y presencia. Por suerte, Argentina ha demostrado ser un ejemplo para la región, gracias a sus instituciones que reconocen y valoran la actividad apícola local.

Fuente: Cooperativa Pampero