Fecha: 22 diciembre, 2020 Por: Claudia Carrillo Comentarios: 0

En la actualidad, Argentina se posiciona como uno de los líderes en el mercado apícola mundial. Esto se debe en gran parte al esfuerzo en conjunto de un sinnúmero de entidades públicas, instituciones educativas, productores y empresas. Sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer para realmente consolidar a la industria apícola Argentina.

A este esfuerzo se suma un nuevo logro con la constitución de la Delegación Santa Fe de la Cámara Argentina de Fraccionadores de Miel (Cafram), con el acompañamiento Ministerio de Producción, Ciencia y Tecnología de la provincia. Esta entidad busca aglutinar a más de 40 establecimientos en todo el territorio y que apuntala a convertirse en un importante eslabón de la cadena apícola.                

El director de Producción Lechera y Apícola de la provincia, Abel Zenklusen, valoró la creación de esta Delegación ya que «favorece la construcción participativa de la cadena apícola santafesina creando bases sólidas para acciones estratégicas de afianzamiento de la producción, comercialización y desarrollo del sector«.

El funcionario agregó también que «el Gobierno Provincial garantiza la participación de los diferentes eslabones en estrecha relación con el consumidor, asegurando no sólo calidad en el consumo de los productos de la colmena, sino también aportando a la soberanía alimentaria de todos los santafesinos.”

Garantizar y promocionar el consumo de miel natural

Por su parte, el delegado de la institución y titular de una firma fraccionadora de la comuna de Santo Domingo, Martín Rubiolo, indicó que «los objetivos propuestos se centran en garantizar y promocionar el consumo de miel natural utilizando todas las herramientas disponibles para evitar la adulteración y engaño al consumidor, trabajando en forma conjunta con los organismos de fiscalización y organizaciones afines”.

En este sentido Rubiolo también destacó que se dedicarán a realizar acciones que sirvan para promocionar e incentivar el consumo de miel. Para ello buscarán trabajar con varias instituciones que aseguren el mantenimiento y crecimiento del sector, el cual ya ha demostrado ser clave para la economía regional.

Para finalizar, el secretario de la delegación y titular de fraccionadora en la localidad de San Genaro, Luciano Morello, quiso recordar que: “uno de los motivos de la formación fue acercar a las empresas herramientas promocionales, financieras, tecnológicas e institucionales, entre otras, que de forma individual son de difícil llegada. Las acciones de promoción van a estar fuertemente orientadas a que el consumidor final pueda apreciar y diferenciar una miel natural de una adulterada. Esta conformación viene a cubrir un faltante histórico en la cadena apícola provincial que es el eslabón que une al productor con el consumidor final”.

Actualmente, más del 90% de la producción de miel en Argentina se exporta a granel. Sin ninguna certificación de origen o tipificación por gusto o color. Impulsar el fraccionamiento de la miel, agrega valor a la producción apícola y este tipo de emprendimientos involucra al pequeño apicultor directamente en el proceso de exportación.

Fuente: El Litoral